25 de octubre de 2007

ADIÓS A BELÍO, UN GRAN AMANTE DEL BALONMANO

Aunque la hora invite más a dormir, debo reconocer que esta noche me es complicado conciliar el sueño. Hace apenas cuatro horas ha muerto Antonio Belío, mi amigo Antonio Belío. En Zaragoza, cualquier persona de 50 años en adelante sabe de quién se trata, de su influencia en el deporte aragonés. Yo lo conocí en la redacción de Heraldo de Aragón en el año 1995. Desde entonces he guardado una gran amistad con él.
Durante su vida, se entregó al atletismo, al baloncesto y al balonmano, deportes que amaba con pasión. Ayer mismo, a Javier Moracho, eterno campeón de los 110 metros vallas, le tamblaba la voz al comunicarle la noticia. Moracho todavía guarda como oro en paño la primera entrevista que le hizo en Heraldo, mucho antes de correr en los Juegos Olímpicos de Moscú 80. También acabo de hablar con Álvaro Burrell, director general de Deporte del Gobierno de Aragón. Su padre era un gran amigo de Antonio. Igual que Pedro Pablo Fernández, padre del atletismo aragonés.
La gente del básket también fue a acompañar a Antonio a la residencia de ancianos en la que pasó sus últimos días. José Luis Rubio, ex presidente del CAI, recordó tiempos pasados hace unas semanas junto al viejo periodista. Rubio también era amigo de Ramiro, hermano de Antonio y delegado de La Salle Bonanova de Barcelona, además de ex delegado de Antonio Serra y Aíto García Reneses, ex entrenadores del Barça. Como anécdota, diré que Ramiro me presentó un día al cantante Loquillo, que antes de acompañar a Los Trogloditas en el escenario, había sido jugador suyo en el Manresa de la División de Honor, actual ACB.
En cuanto al balonmano, Belío era la historia viva de este deporte en nuestra tierra. Junto a Alfonso Mateo, Luis Pedrero y Carlos Polo, vivió el nacimiento de esta especialidad en Aragón allá en los años cincuenta. Luego, estuvo siempre próximo a todos los equipos que hicieron grande este deporte en Aragón: desde el Ademar de los sesenta hasta el Helios de los ochenta. Todavía guardo en casa la histórica crónica Helios-Beti Onak del ascenso a la División de Honor. La foto con Carmelo Postigo, Juan Carlos Sánchez, Pitarch, Paco Poblador, Fernando Fraile, Javier Ariño... esqueleto de ese equipo formidable que construyeron con maestría Cruz María Ibero y José Luis Tejel. Belío viajaba con ellos en el autobús. Un día a Gerona contra el GEiEG, otro día a Alicante con el Calpisa, otro día a Valencia con el Marcol, otro día a Irún con el Bidasoa, otro día a Madrid contra el Atlético: era uno más en el equipo de Helios para contar la crónica que los martes salía en Heraldo (entonces Heraldo no salía los lunes). Porque para Antonio, este era el balonmano puro, el deporte puro, el sacrificio de unos grandes deportistas que apenas recibían recompensa económica.
Hace unas semanas, cuando se celebró el 50 aniversario de la Federación Aragonesa, recuerdo que tuve que ir a burcarlo a la residencia para que Antonio recogiera el recuerdo. Félix Brocate, presidente de la Federación, estuvo buscándolo un mes. Como no lo encontró, llamó al Heraldo para dar con él, porque sabía que alguno de nosotros conoceríamos su paradero. En el acto de entrega, recuerdo las lágrimas emocionadas de Carlos Polo. Él también sabía que eran los últimos días de Belío, con quien tantos días pasó en Dominicos y Maristas. Anoche, Brocate también lo lamentó mucho cuando le comuniqué la noticia. Félix estaba con la selección española, en la concentración de Vigo.
Ahora, en tiempos del balonmano-espectáculo, debo reconocer que fue Belío el primero que me dijo que Ricardo Arregui había sido el médico del equipo de Helios, y de que tenía muy poco de tonto. Lo mismo que la gente que le acompañaba (Poblador, Ariño, Carmelo, en su tiempo Chuchi Pitarch...). Sabían cómo manejarse en esta compleja situación. En esto tampoco se equivocó Belío. Ahí está el CAI Aragón.
Esta pasión por el deporte me la transmitió durante todos los días que conviví con él en Heraldo. También debo agradecerle esos consejos que me dedicó otro gran amigo suyo recientemente fallecido, Alfonso Zapater. "Muchacho: no hay mayor felicidad que convertir tu pasión en profesión". Nadie me alentó más que Zapater en los momentos bajos. Y Belío.
Después de la jornada en Heraldo, cenaba casi todos los días con Belío en El Portal Asturiano. Y después tomábamos una copa en Bambalinas con Carlos Paños, compañero en esta y otras travesías. Allí, José Luis Valero, uno de los mejores periodistas que conozco, me enseñó a manejar una fuente, a desbrozar lo esencial de lo accesorio, a ir al grano, a despreciar la paja. Periodismo puro el de Valero. Lecciones de periodismo, de perspectiva de la vida, que todavía no se cómo pagarle.
Tampoco sabemos todos los que queremos a Belío cómo pagarle a Antonio Herráiz, también compañero de Heraldo, todo lo que he hecho para que Antonio llegara feliz a sus últimas horas. Eso no se vende ni se compra. Para eso hay que nacer como nació este otro Antonio, Antonio Herráiz.
Todos nos reuniremos mañana viernes a las 12.00 en el cementerio de Torrero para decirle el último adiós a un amigo y a un gran amante del balonmano.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Descanse en paz este servidor del deporte y de la información deportiva

Anónimo dijo...

Muy bueno Raúl; es un placer leerte.Se lo voy a imprimir a mi suegro; se va a emocionar. Descanse en paz Antonio Belío.

edu dijo...

Yo también tuve la gran suerte de conocer a Antonio Belío y compartir charlas sobre balonmano los domingos por la noche en el Bambalinas. Siempre recordaré sus opiniones expertas y ponderas no exentas a veces de un deje socarrón.
Un excelente profesional y sobre todo una inmejorable persona.

Anónimo dijo...

Muy bonito lo que dices. Yo conocí a Belío a principios de los años 1960 y nos veíamos en la calle Porcell, casa Antonio, Serapio, Circo. No hace falta añadir más. Gran persona y sobre todo amigo de sus amigos. Una gran memoria. Conocía a todo Zaragoza y gran parte de España. Por supuesto, Aragón. Y en todas las modalidades deportivas.

Anónimo dijo...

Bravo, remarkable phrase and is duly

Anónimo dijo...

Relying on your instanct is tough for most of us. It takes years to build confidence. It doesn’t really just happen if you know what I mean.

Chenzhen 20160303chenzhen dijo...

white converse
adidas superstar white
coach outlet online
coach outlet store
kate spade uk
cheap oakleys
sac longchamp
true religion uk
versace sunglasses wholesale
timberland uk
coach outlet online
hollister hoodies
adidas gazelle
north face outlet
michael kors uk
cheap jordans
cheap nike air max
nike free runs
christian louboutin uk
nike cortez shoes
buy red bottoms
nmd adidas
prada sunglasses wholesale
coach factory outlet online
true religion outlet
canada goose jackets
timberland shoes
jordans
adidas pure boost black
instyler max
fitflops sale clearance
polo ralph lauren outlet
kate spade handbags
michael kors outlet canada
cheap ray bans
fitflops shoes
new balance shoes
gucci outlet online
reebok classic
yeezy boost 350 balck
chenzhen2016615

shengda xu dijo...

ray ban sunglasses outlet
michael kors outlet clearance
coach factory outlet
mulberry
cheap oakley sunglasses
kate spade outlet store
michael kors outlet clearance
nike outlet store online
mulberry uk
yeezy boost 350
xushengda0316

qqq dijo...

gucci outlet
coach outlet
toms shoes
cheap jordans
sac longchamp
mulberry uk
longchamp handbags
chi flat iron
coach outlet
air jordan retro
170714yueqin